El Concorde resucita de las cenizas


A 20 AÑOS DE LA TRAGEDIA SE ENCUENTRA EN OBRAS Y SERÁ REINAUGURADO EN DICIEMBRE DE 2008

El 29 de noviembre de 1987, 11 asistentes a una boda murieron durante la celebración, inclusive los novios

MÁXIMO RONDÓN A. Especial para El Mundo
5 / El Mundo / Sábado / Caracas , 01 de Diciembre de 2007


Margarita. El 28 de noviembre de 1987 se casaron por la iglesia Roxana María Fermín Sambrano, de 22 años, y Christopher Paul Scipione, de 24. Ella era hija de una pareja de reconocidos farmaceutas, muy queridos en la isla de Margarita: el doctor Carlos Fermín Gómez y la doctora Iris Sambrano de Fermín. El novio era norteamericano y había venido con su familia para asistir al matrimonio, cuya recepción congregó a la crema y la nata de la sociedad margariteña. Más de 300 personas celebraron por todo lo alto en el Salón Nueva Esparta, ubicado en el tercer piso del hotel Margarita Concorde.

Allí se encontraba Reinaldo Cardozo, invitado con carácter de padrino, quien cuenta que al llegar la madrugada del 29 de noviembre la mayoría de los asistentes se había retirado. Sólo quedaban algunos rezagados, entre ellos los novios, los padres de la novia y algunos de sus hermanos. Carlos Fermín (hijo) y su hermana Carliris abandonaron el salón con la intención de volver. Carlos había subido a la habitación en la que estaba hospedado para llevar a su esposa y a sus dos hijos. Carliris partió a su casa a buscar un neceser. Fue cuando comenzó el incendio.

Eran las 4:30 am aproximadamente -se- gún una crónica de El Universalcuando un mesonero del restaurante del área de fiestas gritó: "Candela, candela". Quienes pocos minutos antes celebraban ahora corrían buscando salida. Unos encontraron las escaleras de emergencia y escaparon, pero otras 12 personas se toparon con un pasillo sin salida, obstruido por sillas reclinables y colchones. Una voz trataba de indicarles dónde estaba la puerta de emergencia, pero lo que hizo fue llevarles a la cocina del restaurante, lugar en el que había más humo y calor, así que regresaron al balcón en el que se encontraban antes. Se fue la luz y el humo salía violentamente de los ductos de aire acondicionado. Intentaron romper las ventanas del pasillo frontal que daba a la fachada del edificio, pero no era posible saltar, pues estaban a 25 metros de altura, aproximadamente.

En aquellos días -según Cardozo- se estaba realizando una remodelación en el hotel y los salones Coche y Cubagua, contiguos al salón Nueva Esparta, servían de depósito para lo que se bajaba de las habitaciones que estaban remozando: alfombras, pega de zapato, thinner y otros elementos inflamables que fueron alcanzados por el fuego, por lo que el humo que se respiraba era muy tóxico. Unos aguantaron más que otros. El último en caer fue el padre de la novia, quien hizo lo posible para que Cardozo se salvara.

Así fue. El único sobreviviente de aquel grupo de 12 personas dice: "Yo no sabía cómo salvarme porque todo estaba impregnado de humo y lo único que se veía era el vacío. Tanto fue el empeño del doctor Carlos que me agarró un pie y me ayudó a que saliera al exterior a través de la ventana, y cuando estaba allí tomé la decisión de colgarme de una viga, y poner el pie en una cornisa". ¿Cómo resistió Cardozo tanto tiempo en esas condiciones, casi una hora y cuarenta y cinco minutos? "Lo que me ayudó fue el recordar al doctor Carlos diciéndome `Rei, agárrate duro, no te sueltes, tú tienes que vivir’. Me acordaba de él y me aguantaba. En un momento determinado tuve intención de soltarme, porque no podía más".

Afuera, el personal de seguridad del hotel ideaba maneras insólitas para atajar a Cardozo, "pero a nadie se le ocurrió decirle a los bomberos que yo estaba allí". Ellos habían llegado directo a apagar el fuego, sin saber que había alguien colgando. Por fin, escuchó voces desde el interior y comenzó a gritar, hasta que lo ubicaron entre el humo. Fue el hoy primer comandante del Cuerpo de Bomberos del estado Nueva Esparta, Hebert Velásquez, quien tomó a Cardozo de los brazos y lo ayudó, a través de la ventana, a regresar al hotel. "Eran las seis y pico de la mañana", recuerda Cardozo. Comenzó a tomar conciencia de lo sucedido cuando lo llevaron al estacionamiento para darle los primeros auxilios. No dejó que lo llevaran al hospital hasta que sacaron los cuerpos de los fallecidos: los novios, los padres y dos hermanos de la novia (Gustavo, de 25 años y Carla Fermín Sambrano, de 11), Isaac Moya (29), a quien la familia Fermín-Sambrano había criado desde pequeño; Lorena Catalano (23), recientemente casada con Gustavo; Michael Joseph Buzzo (25), uno de los grandes amigos del novio; Rosa Freitez, amiga de la familia (62), y uno de los músicos que amenizaba la velada, José Aristóbulo Castañeda (30). Los 578 huéspedes del hotel lograron ser evacuados. Tras la tragedia el entonces gobernador de Nueva Esparta, Morel Rodríguez, decretó tres días de duelo.


20 AÑOS SÍ ES ALGO
A 20 años de la tragedia -dos de ellos de tratamiento psicológico- Cardozo ha superado el trauma, aunque no olvida lo ocurrido. Sereno, con voz firme y sin amargura, dice: "Mis amigos y mis familiares me ayudaron a superar el trauma. A todos (quienes fallecieron) los recuerdo siempre con mucho cariño, a veces con tristeza, pero entendí que así es la vida".

No cree en los espantos que supuestamente aparecen en el hotel: "Que si del ascensor salían fantasmas, que si veían a la novia... Lógicamente en aquella época esos cuentos afectaron la afluencia de personas al hotel. Una demanda que hizo Carlos, el hijo mayor del doctor Fermín, y una serie de cosas hicieron que al final se tomara la decisión de cerrarlo". Hasta inicios de los años 90 el Concorde continuó funcionando con relativa normalidad.

Tras su cierre el tiempo se detuvo en el emblemático cinco estrellas. Adentro todo quedó igual, sólo su fachada sufrió las inclemencias del tiempo.

El periodista Oscar Mendoza visitó el hotel hace poco junto a otros colegas y vio que "todo estaba intacto"; lo mismo le pareció a Avercio Sánchez, maestro de obras, quien trabajó en el Concorde durante mucho tiempo y que estuvo allí hace un año: "Todo estaba igualito, los muebles, los cuadros, hasta los vasos y las servilletas".


EL AVE FÉNIX
Recientemente el hotel Margarita Concorde fue comprado por el grupo Gorrín a la sucesión González-Gorrondona. Juan Gorrín encabeza la sociedad, la cual está vinculada con el Banco Canarias, la Marina Américo Vespucio de Puerto La Cruz y el Centro Comercial Caribbean Mall.

Dice el periodista Luis López en su blog que el grupo pagó por el Concorde un "monto cercano a los 14 millones de dólares" y, según lo que se le informó, recuperar el hotel costará el doble del monto de compra. Juan Gorrín, por su parte, declaró que la cantidad desembolsada es "información confidencial".

A cargo del proyecto de remodelación del Concorde está el ingeniero Andrés Pérez. Él y su equipo improvisaron una oficina y se instalaron en uno de los antiguos locales comerciales del hospedaje, en el que funcionaba una barbería. Allí conviven modernas computadoras con un mobiliario tomado de las habitaciones y equipos de oficina que sirvieron al hotel en sus tiempos mozos. Un viejo foco de luz -de la recepción, quizás- sirve de portalápices improvisado.

Le acompaña un vaso desechable con el logo del alojamiento. Hay planos amarillentos sobre una mesa y, en una de las paredes, un retrato de Cristo.

En aquel viejo local, Pérez habla sólo del futuro. No quiere tocar el tema del incendio, ni que a la edificación se le relacione con el incidente. "¿Para qué? Eso pasó hace mucho tiempo. Ya las nuevas generaciones ni siquiera saben de eso". Además, aclara otras cosas: "El hotel lo cerraron porque sus dueños originales se cansaron de la operación. No estaba siendo rentable y era una rama comercial más. Lo mantuvieron hasta que encontraron un comprador que ofreciera el monto que esperaban. Hasta ahora eso no había pasado". Para el momento de la adquisición el hospedaje estaba completamente solvente, aseguró Pérez.

En la actualidad se lleva a cabo la fase preliminar de la remodelación, que incluye demoliciones, deforestación, remoción de mobiliario y equipos (aires acondicionados y ascensores), entre otros.

Mientras, en Caracas, los proyectistas trabajan en el diseño de las áreas internas que engalanarán al lugar en su nueva etapa: restaurantes, lobby, piscina, recepción, habitaciones y todas aquellas que suelen acompañar a un hotel cinco estrellas. Será a mediados de noviembre de este año, aproximadamente, cuando comience la refacción.

La torre de 24 pisos permanecerá, anuncia Pérez, sólo será acondicionada y se le instalarán nuevos sistemas y equipos eléctricos, de emergencia y aire acondicionado, según las normativas vigentes.


LÁZARO, LEVÁNTATE
Después de casi 15 años de oscuridad, el Concorde abrirá de nuevo sus puertas al público en diciembre de 2008, y contará con un gran salón, una elegante redoma de entrada, piscina, paso a la playa, canchas, lavandería y otras instalaciones. Esto conformará la primera fase del proyecto de remodelación.

No correrán tan buena suerte las edificaciones que actualmente acompañan a la torre, las cuales serán demolidas.

Desaparecerán, por ejemplo, los antiguos locales comerciales y el ala de habitaciones ubicada detrás, y como parte de una segunda etapa -cuya fecha de inauguración aún está en estudio- se construirá un anexo que permitirá la ampliación del número de habitaciones e incluirá spa, sala de convenciones y eventos, locales comerciales y gimnasio. Según Juan Gorrín, el Concorde contará con 570 habitaciones, de las cuales 380 servirán al hotel y 190 a su sistema de tiempo compartido.

La marca Concorde no desaparecerá. "Es un ícono para el estado Nueva Esparta", recuerda Pérez, agregando que en la actualidad se está estudiando cómo se relacionará la denominación original del hotel con su nueva etapa. Una cadena internacional con la cual se están teniendo conversaciones -y cuyo nombre Pérez prefiere no mencionar- se encargará de la operación.

Su dueño original fue José Joaquín González-Gorrondona, a quien "Margarita le debe mucho", según su prima hermana, la periodista Ana Teresa Delgado, quien fue directora de Relaciones Públicas del hotel entre 1982 y 1990. Cuenta que por el Concorde se pasearon muchos poderosos de la política venezolana, entre ellos Carlos Andrés Pérez, Blanca de Pérez, Jaime Lusinchi -siendo candidato y también de Presidente, "un hombre muy amable", Blanca Ibáñez, Eduardo Fernández y Teodoro Petkoff.

Delgado recuerda especialmente al enton- ces candidato presidencial, José Vicente Rangel -"un caballero, un hombre de muchos detalles"- y al actor Timothy Dalton (Agente 007), por su "calidad humana".

Pero la historia del hotel Margarita Concorde no termina. Ha sido un mito y ahora se comienza a escribir un nuevo capítulo. El Concorde es el Titanic de Margarita, con la diferencia de que este "naufragado" no ha sido destruido por el tiempo ni quedará atrapado bajo el lecho marino. Saldrá a flote en una época en la que el estado Nueva Esparta vive un nuevo boom económico, en el que las temporadas "alta" y "baja" parecen estar desapareciendo. Mientras, Andrés Pérez y su gente siguen en faena. Él dice sentirse "honrado de trabajar en este proyecto", y lo hace "para que la isla cuente con el mejor hotel".

6 comentarios:

yolanda garcia dijo...

En verdad, lo que cuentas forma parte de un hecho por demás lamentable, que el paso del tiempo no borra su impacto y huella en los amigos y conocidos de la familia. Tu relato trae a mi memoria la sorpresa y el estupor que tuve al enterarme de tal noticia. Hoy, debajo de las cenizas, resucitan también los recuerdos... Un saludo Yoly

Laboratorios dijo...

Estuve en Margarita este carnaval del 2009 y me emociones mucho al ver como las obras estan avanzando no puedo esperar a velo abrir sus puertas nuevamente, Gracias a Dios podemos ver como iconos vuelven a resurgir y la inversion local renace para levantar el turismo de altura en mi hermosa Nueva Esparta
Sr. Wilmer Bracamonte

Jesper dijo...

Thanks for the history of the Hotel Concorde. I have heard so many different stories, but this looks to be the real one. Thanks again.
Sr. Jesper O.

Anónimo dijo...

La historia mas cierta que he escuchado hasta ahora. Gracias

CFFJ

Anónimo dijo...

Y ahora es el Hotel VENETUR Margarita, asi sea.

jorge dorta dijo...

El Hotel Concorde fue lo máximo en su época me trae unos bellos recuerdos de mi infancia,hotel de preferencia de mi querido y hoy extinto padre me alegra saber que volverá a abrirse al publico.